Un souvenir (del francés “recuerdo”) es un objeto que atesora los recuerdos que están relacionados a él. Nadie sabe a ciencia cierta cómo comenzó el hecho de entregar “souvenirs” como recuerdo de eventos, pero la historia cuenta que cientos de años atrás, cuando la novia y el novio decidían unir sus vidas, se necesitaban ciertos fieles testigos quienes, con ánimos de hacer oficial este compromiso frente a la sociedad, observaban esta unión y se llevaban “algo” como prueba, en donde habitualmente inscribían los nombres de la pareja y la fecha para “certificar” que la ceremonia había tenido lugar realmente.

El propósito de estos souvenirs era simplemente confirmar la unión en matrimonio; más que un regalo de la celebración, se trataba una tradición requerida para que el procedimiento tuviera aspectos legales.”

La elección de nuestro souvenir la hicimos muchos meses atrás.
Pasamos por diferentes ideas, hasta llegar finalmente a bulbos envueltos en bolsa de arpillera atados con una cinta del mismo color que los senderos.
Si!!! Bulbos de gladiolos.
Me pareció una idea original, ecológica y lo mejor cada persona quedara con una plantita en su jardín y cada vez que la mire recordara nuestro casamiento.

Los bulbos los tuvimos que comprar en el mes de Mayo, porque era el único momento del año que habia importación.
Allá fuimos Mr Groom, mamá y yo a comprar los bulbos, tuvimos que contar uno a uno hasta llegar a los 400 bulbos. Esos son los momentos en que Mr Groom me quiere matar con mis ideas!
Después vino lo más complicado, tenemos que tenerlos guardados en la heladera y moverlos cada 15 días para que todos reciban el mismo frío y ninguno se germine antes del casamiento.

Mi santa madre esta desde mayo haciendo las bolsitas de arpillera, la verdad no sé qué haríamos sin su ayuda.

Les dejo otras ideas de souvenirs eco friendly
Que tengan un lindo fin de semana!
Miss Bride 😉

Pin It on Pinterest

Share This