Desde el momento en que decidimos casarnos comienza una gran aventura de a dos de muchos capítulos.
El primero será la aventura de los preparativos que por momentos se puede convertir casi en una odisea. Algunas nos enfrentamos por primera vez con presupuestos, propuestas de miles de salones, diferentes estilos y diseñadores y los consejos de la tía, la suegra, la prima y la compañera de trabajo que se caso hace unos meses. Todas con su mejor intención pero que por momentos nos agobian. A medida que pasan los meses comienzan a sonar todo el tiempo las mismas preguntas ” Ay falta tan poquito, ¿estas nerviosa?”  “¿Cómo esta el novio?” “¿ Cómo te sentís,  tenés todo pronto?” Seguramente las respuestas te salgan de memoria, casi como quien esta dando un examen oral.
Por momentos  vas a sentirte  al borde de un ataque de nervios y en otros  como si nada fuera a pasar.  Esas mismas preguntas que te hace todo el mundo  en algún momento se las haras a tu inconsciente para chequear que todo vaya bien.
Te aseguro que los  recuerdos del pasado aparecerán en tus pensamientos. Las salida de amigas, los juegos de niña: cuando jugaban a las princesas ó a las mamas, los días de facultad,  el saber que dejarás la casa de tus padres. Esos sentimientos  se mezclaran con la intriga del futuro y las expectativas de lo que  vendrá.  sCoV3tNW1AoZYSTpQJxdRs5D10KFljTBM3eL3R2Mros-1024x750
Exageren, exploten y después  relajen son novias y tienen derecho a pasar por todos los estados emocionales de una forma intensa.Tranquila es normal y nos pasa a todas.Lo importante es que todas llegan tranquilas y felices al gran día y lo descubrimos semana a semana con las historias reales de novias que nos llegan para las notas de nuestra revista.
Cerca de la fecha reserven un día de spa para ustedes, masajes, manicura, pedicura y un buen baño de crema para el pelo. Apaguen el celular   y entreguensen a lo que se viene!

Lo màs importante disfruten mucho  y estén felices lo mejor está por llegar!

Pin It on Pinterest

Share This