Si están pensando en viajar al Viejo Continente para su luna de miel, hoy de la mano de Viajes Continental, les queremos recomendar 4 ciudades que no pueden faltar en su itinerario.

Paris:

Conocida como la Ciudad del Amor, es una de nuestras favoritas dentro de Europa para mieleros.

No se pierdan de conocer, la Torre Eiffel, los Campos Elíseos, el Arco de Triunfo, la Catedral de Notre Dame, el Museo de Louvre con la famosa Mona Lisa, el barrio de Montmartre con la impresionate Basílica del Sagrado Corazón y un paseo por la noche en el Río Sena.  Desde el agua podrán apreciar las hermosas vistas de esta mágica ciudad.

La comida es otro gran atractivo de París. No se despidan de esta ciudad sin antes comer un croissant, un rico macarrón y disfrutar un delicioso café au lait en las tan emblemáticas cafeterías.

Si tienen tiempo, no se pierdan de realizar una escapada a Euro Disney, para pasar un día divertido con los famosos personajes.

Ámsterdam:

La capital de Holanda, es una experiencia 100 por ciento romántica. Tomen una bicicleta, el medio de transporte más famoso del país y disfruten de todos los símbolos de la cuidad, los famosos tulipanes, los canales, sus puentes y los coffee shops. No se pierdan de visitar sus museos con Van Gogh y Rembrandt como protagonistas.

Si quieren ver Ámsterdam de una manera diferente, pueden alquilar un barco, no se olvidan de levantar la mirada mientras navegan para disfrutar de las preciosas casas que hay junto a los canales.

Les prometemos que la cuidad en si misma será todo una experiencia que jamás olvidarán.

 Brujas y Gante:

Estas dos ciudades son conocidas por ser las más bellas de Bélgica. Muy diferentes entre sí pero iguales en cuanto a belleza, Brujas y Gante son dos ciudades que no deben faltar en su itinerario por Europa.

Brujas es una ciudad con fama mundial por sus adorables casitas que miran a los canales. Para disfrutarla pueden realizar un crucero por sus canales, subir a la Torre del Belfry o simplemente caminarla. La postal que brindan los canales iluminados a la noche, jamás la olvidarán.

Por otra parte, Gante es el fiel reflejo de la historia del país. Sus calles empedradas esconden largas murallas, castillos de cuento, altos campanarios y grandes obras arquitectónicas. No se pierdan las vistas que se obtienen desde el muelle de Graslei a cualquier hora de día. Además de disfrutar de los jardines de Citadel Park y subir a la torre del Belfor para contemplar la cuidad a 90 metros de altura.

Praga:

Una de las ciudades más bellas y visitadas de Europa, donde tendrán muchísimo por descubrir.

Caminen por Staré Mesto, un barrio antiquísimo, lleno de callejones, iglesias y plazas. Suban a la torre del Ayuntamiento para disfrutar de las hermosas vistas de la cuidad y prepárense para presenciar el espectáculo del Reloj Astronómico, una verdadera obra de arte creada a principio del siglo XV.
Crucen el Puente de Carlos ya que es uno de los símbolos de República Checa. Este puente de piedra decorado con 30 estatuas barrocas, une los dos barrios centrales de la ciudad desde la mitad del siglo XIV. Lleguen a la zona del Castillo de Praga, un must que deben visitar en la cuidad ya que ha sido residencia de reyes, emperadores y presidentes.

Una visita a Praga, no está completa sin una visita a la famosa cervecería U Fleku. No dejen de probar la famosa cerveza negra acompañada de un rico codillo, uno de los platos más conocidos de la gastronomía checa.

Si querés saber sobre este u otros de nuestros destinos especiales para mieleros, visitá Viajes Continental en Facebook y comenzá a disfrutar tu luna de miel.

banner_institucional_hera5 (2)

Pin It on Pinterest

Share This