¿Nunca encontrás el momento perfecto para comenzar una dieta? Quizás ahora con una fecha límite y una meta definida es el tiempo justo para ordenar tu alimentación y comenzar una dieta balanceada.

Escuchar estas palabras no quiere decir que vas a morirte de hambre, sino que deberás tener en cuenta estas claves para lograr el éxito de tu objetivo: llegar en línea y radiante al altar.

-Recordá que no existen resultados inmediatos. Se debe cumplir un proceso, perder kilos rápidamente trae como  consecuencia el famoso efecto rebote, que siempre debemos evitar.

-Es un mito que se puede perder peso solamente en una zona determinada, cuando una persona adelgaza lo hace en todo su cuerpo, ya que no se posee solamente tejido adiposo en una zona especifica, por lo tanto se debe acompañar con ejercicios aeróbicos y de fortalecimiento.

-Tenés que aprender a generar un hábito con tu alimentación. No saltearte ninguna comida, ni tampoco cenar fruta como algunas personas hacen. A través de la alimentación nuestro cuerpo recibe el combustible necesario para que el cuerpo funcione.

-Es importante ingerir mínimo dos litros de agua sin gas diariamente. Es básico para eliminar toxinas y alejarte de la retención de líquidos.

-Tú misma debes cuidar las porciones de tu comida.

-Creá un grupo de apoyo. Pedile a tus amigas y a tu familia que te ayuden y den ánimo en esos momentos donde quieras romper la dieta.

“Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo” el cuerpo nos solicita a lo largo del día que le otorguemos cierta energía, por eso debemos darle al comienzo del mismo un buen empujón para comenzar con todas las tareas diarias.

Desayuno:Es importante que en el mismo incorpores hidratos de carbono y algunas proteínas, por lo tanto, debes tener en cuenta los yogures y  las leches descremadas, la fruta, el pan integral y el queso de untar descremado.

Almuerzo: Siempre debes tener en cuenta incorporar verduras a esta comida, intenta colorear tu plato, ya que es una buena forma de reducir calorías y por otro lado ganarás un buen consumo en fibras. En ciertas ocasiones puedes acompañar las mismas con carnes blancas hechas al horno o la plancha.

Merienda: Se deben incluir aquellos alimentos que sean bajos en sodio, azúcar y grasas trans. Los jugos de frutas naturales en esta comida son tu gran aliado.

Cena: Con el estrés y el cansancio del día quizás llegues a tu casa y comas lo primero que tengas a mano, pero NO lo hagas. Intenta siempre tener en cuenta que la cena es la última comida del día por lo tanto son calorías que ingerimos de las cuales consumimos muy pocas. Ten en cuenta alimentos variados y de fácil digestión. Y sobre todo evita las harinas.

Frutas: Es recomendable comer entre 4 a 5 frutas por día. Si estas fuera de tu casa durante el día, llévalas contigo para evitar asaltar el quiosco en esos momentos de ansiedad y estrés, que seguramente vivirás durante los preparativos.

Pin It on Pinterest

Share This