105271710009430189_MdI6B8m1_b

Las mujeres vivimos el amor con mucha más intensidad y ni les digo cuando llega el momento del casamiento. Muchas de nosotras ya sabemos como sera nuestra vestido, donde nos gustaría hacer la fiesta y  mil detalles más, lo venimos soñando desde chiquitas.  Además la mayoría de las mujeres tenemos algo nato de organizadoras.El novio vive esta etapa de otra forma, claro que hay distintos tipos de novios, algunos más participativos y otros menos.

Ellos enfrentan el mismo nerviosismo que nosotras pero quizás lo expresan de otras formas, muchos lo llevan por dentro y no dicen mucho. Es lógico para ellos, también es un gran día. Están uniendo su vida con la persona que aman, se convertirán en el hombre de la casa y pasaran a tener nuevas responsabilidades. A él también le preocupa como a nosotras salir bien en las fotos y no hacer ningún papelón durante la ceremonia, aunque no lo expresen. A esto se suma que al mismo tiempo tengan que buscar donde sera su hogar, si alquilaran o compraran. Muebles, electrodomésticos y mudanzas… …los que aun no viven en pareja o solos, dejaran la casa de sus papás, su cuarto de solteros.Es un momento de muchos cambios.

Los preparativos se pueden convertir  en algo pesado para los novios que poco entienden de flores y colores de manteles. Seguramente para él lo màs importante sea que no falte la comida, la buena bebida y que todos sus amigos y la familia se diviertan muchisimo.
En la mayoría de los casos los preparativos toman casi un año asì que para que no sea tortuoso y para evitar peleas innecesarias lo mejor es preguntarle de que cosas le gustaría encargarse.

Que les recomiendo,cultiven la paciencia, charlen mucho y tomen las decisiones juntos, escuchen las razones del otro antes de pelearse porque no le gusta el rojo para la senderos o porque no quiere contratar tal o cual cosa, quizás sea porque él tenga algo en mente,  negocien para que los dos queden contentos, negociar es parte de esta nueva etapa que van a vivir.Cuando estén aburridos de ver modelos de tortas, de comparar presupuestos, busquen destinos para su luna de miel, miren fotos del lugar que eligieron, reserven paseos o comidas en restaurantes donde van  a ir. No dejen que el estrés de los preparativos, más conocido como estrés pre nupcial, los gastos que deberán afrontar o alguna intromisión familiar que siempre hay, los abrume o desborde a tal punto de olvidar lo romántico del compromiso.
Piensen en su nueva casa de que color les gustaría pintar las paredes o que estilo de decoración quieren. Cuando ya tengan nuevas energías vuelvan a las entrevistas, a los presupuestos y a las páginas de Internet.

No se preocupen, resultará una fiesta increíble, pero esta etapa de comprensión, paciencia y  trabajo en equipo los ayudará en su vida de matrimonio y eso es de verdad lo que importa.

 

Pin It on Pinterest

Share This